Endodoncia

    Cuando presentamos un dolor en un diente o muela constantemente y la intensidad a través del tiempo aumenta, es porque la caries avanzo y afecto la pulpa o nervio de la pieza dental, es aquí cuando se debe recurrir a un Endodoncista el cual da solución al problema con un tratamiento de conducto en donde se elimina el tejido infectado y se reemplaza con material artificial para mantener la pieza dental.





Preguntas Frecuentes


Para salvar los dientes, evitando su extracción. De esta manera podrán seguir cumpliendo sus funciones de masticación y estética.




Cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profunda o traumatismos. En estos casos el diente se vuelve sensible al frío, al calor, a la masticación. El dolor puede ser intermitente o constante.

Incluso el diente puede cambiar de color o puede aparecer un flemón. También podría estar aconsejada la endodoncia en dientes que requieran tallados exhaustivos para posterior colocación de coronas o puentes o en dientes que presenten lesiones periodontales.




No debe serlo. En el momento de ser ejecutado el tratamiento se coloca una anestesia local que impida que el paciente sienta dolor. Después del tratamiento y pasado el efecto de la anestesia podría aparecer alguna molestia en la masticación durante unos días debido a la irritación del tejido periodontal que rodea la raíz.

En estos casos, los analgésicos antiinflamatorios como el ibuprofeno suelen bastar para el control del dolor, aunque en algunos casos se puede recurrir a analgésicos más potentes.




No existe "la garantía de por vida". El éxito es cercano al 96%. Este porcentaje es menor en dientes infectados o en los que ha fracasado una endodoncia previa. Si esto sucede será necesario repetir el tratamiento, complementarlo con un tratamiento quirúrgico o incluso la extracción del diente afectado.



Volver Atrás